15 de diciembre de 2006

Bienvenida Pitonisa !

Desde la mágica ciudad de Rosario una mañana apareció la pitonisa para deleitarnos con sus comentarios y hasta quizás para predecirnos este presente...quizás nos hable de nuestro futuro...quizás volvamos al pasado...
Ella era una bruja fatal, su hermosura y su soledad.
Caminaba en la niebla sin ver que un ogro muy triste la seguía. Este amigo tarareaba una canción y la bruja ocultaba su emoción. “En los cuentos de hadas las brujas son malas y en los cuentos de brujas las hadas son feas…” …así decía la canción que el ogro cantaba En el bosque, un día de sol se encontraron frente a frente los dos: le clavó su mirada la bruja malvada para ver si podía con su magia ahuyentarlo pero el ogro sonriendo y cantando el hechizo rompió… …la tomó de la mano, las lechuzas callaron se miraron un rato largo y la bruja y el ogro se amaron bajo el sol. “En los cuentos de hadas las brujas son malas y en los cuentos de brujas las hadas son feas…” …así decía la canción que el ogro cantaba. ¡No hay mejor brujería que el amor!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

presente...quizás nos hable de nuestro futuro...quizás volvamos al pasado...
Perdddoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooonnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn??????????????????????????????Luz

Kufa dijo...

Volver al pasado es solo un juego de palabras, el pasado en que la comunicación era mas fluída no a lugar a interpretaciones con dobles mensajes ni yerbas malas...el blog es un lugar de comunicación en libertad..besos amor!
Se armò cachengue en la mafia de los comentarios !!

liliana dijo...

Poemita de Sabina...
Lo peor del amor cuando termina,
son las habitaciones ventiladas, el puré de reproches con sardinas,
las golondrinas muertas en la almohada.
Lo malo del después son los despojos
que embalsaman el humo de los sueños,
los teléfonos que hablan con los ojos,
el sístole sin diástole ni dueño.

Lo más ingrato es encalar la casa,
remendar las virtudes veniales
condenar a la hoguera los archivos.

Lo peor del amor es cuando pasa,
cuando al punto final de los finales
no le siguen dos puntos suspensivos.